19 sep. 2014

INSCRIPCIÓN DEL CONTRATO DE ALQUILER EN EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD

Art. 7. Inscripción contrato alq. Registro

A pesar de los diferentes cambios introducidos por la L.A.U. en materia de alquiler, hay algo que se ha mantenido inalterable y es la consideración del contrato de alquiler como un acuerdo entre particulares que se formaliza en un documento privado.

Así las cosas, no existe por tanto obligación de inscribirlo en el Registro de la Propiedad. La mayoría de contratos no se inscriben. Sin embargo sólo se obtiene una completa protección jurídica inscribiéndolo en el Registro de la Propiedad.

La inscripción se formaliza acudiendo primero al notario para que certifique el acuerdo y es ese documento oficial el que se inscribe posteriormente en el Registro de la Propiedad.

Ventajas de la inscripción para el inquilino:

  • El inquilino tiene la seguridad que el que alquila es el verdadero propietario del inmueble.
  • Un contrato inscrito protege frente a terceros. En el caso de que durante la vigencia del contrato el inmueble se venda a terceros (particular-empresa), el nuevo propietario se verá obligado a someterse a las condiciones de lo firmado por el anterior propietario.
  • Con la modificación de la L.A.U., la inscripción en el Registro permite al inquilino mantener el derecho de adquisición preferente si el propietario quiere vender la casa.
Ventajas de la inscripción para el propietario:
  • Se puede incluir una cláusula que permita al propietario recuperar de inmediato el uso de la vivienda en caso de impago de renta, pero sólo si el acuerdo se ha inscrito en el Registro.

Inscribir el contrato también tiene alguna desventaja, la principal es el papeleo y el coste, existiendo además una limitación en los derechos del inquilino en el caso de que la vivienda esté hipotecada con anterioridad a la firma del contrato. Si el propietario no paga y se inicia la ejecución, el arrendatario puede ser desahuciado a pesar de que el contrato este inscrito por el principio de “prior in tempore potior in iure”.