14 may. 2014

CONSECUENCIA DE LA FALTA DE DEPÓSITO DE FIANZA DE ALQUILER EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

Art. 3. Falta Depósito

 

La Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos; la Ley 8/2004, de 20 de octubre  y el Decreto 333/1995, de 3 de noviembre del  Gobierno Valenciano, regulan el régimen de fianzas por arrendamientos de fincas urbanas. 

El incumplimiento de esta obligación acarrea consecuencias tanto para el propietario como para el inquilino:


Para el propietario: Si se presenta pasados los primeros 15 días hábiles desde la fecha de celebración del contrato, el recargo a aplicar será del 5,10% o 15%, sin intereses de demora, si el ingreso se efectúa dentro de los 3, 6 o 12 meses siguientes. Pero cuando hayan transcurrido más de doce meses, sin consignación, le será girada por la administración la correspondiente liquidación por el recargo del 20% y los correspondientes intereses de demora por el ingreso de fianza sin previo requerimiento.


Para el inquilino: La deducción varía en función de la situación personal del arrendatario. En general, se puede deducir el 15% de las cantidades aportadas hasta 459 euros, aunque los menores de 35 años y discapacitados podrán deducir el 20% hasta 612 euros y los discapacitados menores de 35 años un 25% hasta 765 euros. Para poder beneficiarse de la deducción previamente debe haberse constituido el depósito de la fianza a favor de la Generalitat Valenciana. En caso de que el propietario no lo haya realizado, Hacienda girará una declaración complementaria que obligará a devolver las cantidades deducidas por ese concepto.